En este momento estás viendo Consejos de seguridad al conducir para adolescentes: ¿Cómo mantenerlos seguros en el camino?

Consejos de seguridad al conducir para adolescentes: ¿Cómo mantenerlos seguros en el camino?

Conducir es una habilidad que muchos adolescentes esperan aprender. Les da un sentido de independencia, libertad y responsabilidad. Sin embargo, conducir también conlleva muchos riesgos y desafíos, especialmente para los conductores jóvenes y sin experiencia. Según el Centro para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC), los accidentes automovilísticos son la segunda causa principal de muerte entre los adolescentes en los Estados Unidos. En 2020, alrededor de 2800 adolescentes de entre 13 y 19 años murieron y alrededor de 227000 resultaron heridos en accidentes automovilísticos. Estas estadísticas son alarmantes y muestran la necesidad de consejos y educación eficaces sobre la seguridad de los adolescentes al conducir.

Como padre, juegas un papel vital en ayudar a tu hijo adolescente a convertirse en un conductor seguro y responsable. Puedes brindar orientación, supervisión y apoyo a tu adolescente mientras aprende a conducir. También puedes establecer reglas y expectativas para el comportamiento de conducción de tu adolescente y monitorear su progreso. Al hacerlo, puedes reducir el riesgo de accidente de tu adolescente y protegerlo de daños.

En este artículo, compartimos algunos de los consejos de seguridad al conducir para adolescentes que puedes usar para ayudar a tu conductor adolescente. Estos consejos se basan en investigaciones, pruebas y mejores prácticas de varias fuentes, como los CDC, la Administración Nacional de Seguridad del Tráfico en las Carreteras (NHTSA), el Instituto de Seguros para la Seguridad en las Carreteras (IIHS) y la Academia Estadounidense de Pediatría (AAP). También explicaremos por qué estos consejos son importantes y cómo pueden beneficiar a un conductor adolescente.

Consejo #1: Inscribe a tu adolescente en un programa de educación vial

Uno de los primeros pasos para convertirse en un conductor seguro es aprender los conceptos básicos de conducción con un instructor calificado. Un programa de educación vial puede enseñarle a tu adolescente las reglas de tránsito, las habilidades de control del vehículo y las estrategias para reconocer y evitar peligros. Un programa de educación vial también puede preparar a tu hijo adolescente para las pruebas escritas y prácticas requeridas para obtener una licencia de conducir.

Sin embargo, no todos los programas de educación vial son iguales. Algunos pueden ser más completos, efectivos y actualizados que otros. Por lo tanto, es importante elegir un programa de educación vial que cumpla con los estándares y recomendaciones de organizaciones acreditadas, como NHTSA, IIHS y AAP.

Algunos criterios para buscar en un programa de educación vial incluyen:

  • Primero que nada, el programa debe estar acreditado por una agencia nacional o estatal que supervise la educación vial.
  • Además, este programa debe tener instructores calificados que tengan experiencia, capacitación, certificación y verificación de antecedentes.
  • Por otro lado, debe tener un currículo que cubra tanto la instrucción en el salón de clases como la práctica detrás del volante. Como mínimo, debe ofrecer al menos 30 horas de instrucción en el salón de clases y al menos 6 horas de instrucción detrás del volante.
  • El programa debe tener una proporción baja de estudiantes por instructor, preferiblemente no más de 4 estudiantes por instructor para la instrucción práctica.
  • También, debe tener una flota de vehículos bien mantenidos que estén equipados con características de seguridad, como frenos dobles, bolsas de aire, cinturones de seguridad y espejos.
  • Es importante que tenga una política que prohíba el uso de teléfonos celulares, enviar mensajes de texto, comer, beber o cualquier otra distracción mientras conduce.
  • Adicionalmente, el programa debe contar con un sistema de evaluación que evalúe los conocimientos, habilidades, actitudes y comportamientos del estudiante relacionados con la conducción.
  • Al inscribir a su hijo adolescente en un programa de educación vial, puedes ayudarlo a obtener los conocimientos y las habilidades esenciales que necesita para conducir con seguridad. Sin embargo, ten en cuenta que la educación vial no es suficiente por sí sola. Sin duda, este programa de educación para conductores adolescentes debe complementarse con práctica adicional y supervisión de tu parte, como su padre o representante.

Consejo #2: Supervise la práctica de manejo de su hijo adolescente

Otro factor clave en el desarrollo de hábitos de conducción seguros es la práctica. Cuanto más conduzca tu hijo adolescente en diferentes condiciones y situaciones, más mejorará sus habilidades de conducción y su confianza. Sin embargo, la práctica por sí sola no es suficiente. Tu adolescente también necesita orientación, retroalimentación y apoyo como padre. Es decir, puedes actuar como entrenador y mentor para tu adolescente mientras desarrolla sus habilidades de conducción.

Según la NHTSA, los padres deben supervisar la práctica de manejo de sus hijos adolescentes durante al menos 50 horas antes de que obtengan su licencia. Por eso, la NHTSA recomienda que esta práctica debe incluir al menos 10 horas de conducción nocturna y 10 horas de conducción en diferentes condiciones climáticas. La práctica también debe cubrir varios tipos de caminos, como carreteras, caminos rurales, calles de la ciudad, estacionamientos, etc.

Para aprovechar al máximo las sesiones de práctica de conducción con tu hijo, debes seguir estos consejos de seguridad al conducir para adolescentes:

  • Planifica con anticipación. Antes de cada sesión, decide la ruta, el destino, la duración, los objetivos y las expectativas. Revísalos con tu hijo adolescente antes de empezar a conducir.
  • Comienza de manera simple. Inicia con tareas y entornos sencillos que coincidan con el nivel de habilidad de tu hijo adolescente. Luego, aumenta gradualmente la dificultad y la complejidad a medida que tu adolescente progrese.
  • Mantén la calma. Es decir, evita gritar, criticar o entrar en pánico durante la sesión. Usa un tono de voz calmado y positivo cuando des instrucciones o comentarios. Finalmente, elogia a tu adolescente por sus éxitos y anímalo a aprender de sus errores.
  • Sé específico. Ofrece instrucciones y explicaciones claras y concisas a tu adolescente. Utiliza términos y frases comunes que tu adolescente pueda entender. Además, evita comentarios vagos o confusos, como “reduce la velocidad” o “cuidado”.
  • Sé consistente. Sigue las mismas reglas y expectativas que quieres que siga tu hijo adolescente. Por ejemplo, si quieres que tu hijo adolescente use un cinturón de seguridad, tú también debes utilizar uno. Así mismo, si deseas que tu hijo adolescente evite las distracciones, también debes evitarlas.
  • Sé Flexible. Adáptate a las condiciones y situaciones cambiantes que puedan surgir durante la sesión. Es decir, debes estar preparado para cambiar tus planes u objetivos si es necesario. Por ejemplo, si hace mal tiempo, es posible que desees terminar la sesión antes o encontrar un lugar más seguro para conducir.
  • Al supervisar la práctica de conducción de tu hijo adolescente, puedes ayudarlo a obtener una valiosa experiencia y confianza detrás del volante. También puedes monitorear su progreso e identificar sus fortalezas y debilidades. De esta manera, puedes adaptar su entrenamiento y retroalimentación para satisfacer sus necesidades individuales.

Consejo #3: Implementa un Sistema Graduado de Licencias de Conducir

Un sistema de licencias de conducir graduadas (GDL) es una estrategia comprobada para reducir el riesgo de accidentes entre adolescentes y salvar vidas. El sistema GDL es un conjunto de leyes y restricciones que limitan las situaciones de manejo de alto riesgo para los nuevos conductores, como la conducción nocturna, el transporte de pasajeros, el uso de teléfonos celulares, etc. Generalmente, consta de tres etapas: una etapa de permiso de aprendizaje, una etapa de licencia intermedia o provisional, y una etapa de licencia completa. En esencia, cada etapa tiene diferentes requisitos y condiciones que el conductor debe cumplir antes de pasar a la siguiente etapa.

Según el IIHS, un sistema GDL puede reducir los accidentes fatales entre un 20 % y un 40 % entre los conductores de 16 años. También, puede reducir los accidentes con lesiones no fatales y las infracciones de tránsito. Igualmente, puede reducir las reclamaciones de seguros y los comportamientos de manejo riesgosos entre los conductores adolescentes.

Los 50 estados y el Distrito de Columbia cuentan con algún tipo de sistema GDL. Sin embargo, las leyes y restricciones específicas varían de un estado a otro. Algunos estados tienen sistemas GDL más sólidos y completos que otros. Por lo tanto, es importante consultar las leyes y reglamentos de GDL de tu estado antes de que tu adolescente comience a conducir.

Sin embargo, incluso si tu estado tiene un sistema GDL sólido, es posible que desees considerar implementar reglas y restricciones adicionales para tu conductor adolescente. Las investigaciones muestran que la participación y el control de los padres pueden mejorar la eficacia de un sistema GDL. Por ejemplo, puedes crear un acuerdo de manejo entre padres e hijos adolescentes que describa las reglas y expectativas para el comportamiento de conducción de tu hijo adolescente. También puedes hacer cumplir las consecuencias por violar el acuerdo, como perder los privilegios de conducir o pagar multas.

Algunas reglas y restricciones que quizás desees incluir en un acuerdo de conducción entre padres e hijos adolescentes son:

  • Límite de conducción nocturna. Establece un toque de queda para que tu adolescente conduzca antes que la ley GDL del estado. Por ejemplo, si la ley GDL de tu estado prohíbe conducir después de las 10 p. m., es posible que desees establecer el toque de queda para tu adolescente a las 9 p. m.
  • Límite de pasajeros. Restringe la cantidad de pasajeros que tu hijo adolescente puede llevar mientras conduce. Lo ideal es que tu hijo adolescente no conduzca con ningún otro pasajero que no seas tú u otro supervisor adulto durante al menos los primeros seis meses de conducción. Después de eso, puedes permitir un pasajero a la vez, preferiblemente alguien que sea mayor y más maduro que tu adolescente.
  • Prohibición de teléfonos celulares. Prohíbe a tu hijo adolescente usar cualquier teléfono celular o dispositivo electrónico mientras conduce, incluso si es manos libres o activado por voz. El uso del teléfono celular mientras conduce es una gran distracción que puede afectar la atención, el tiempo de reacción y la toma de decisiones de tu hijo adolescente.
  • Requisito de cinturón de seguridad. Exige que tu hijo adolescente y todos los pasajeros usen cinturones de seguridad en todo momento mientras estén en el automóvil. Los cinturones de seguridad son la forma más simple y efectiva de prevenir lesiones y muertes en caso de un choque.
  • Cumplimiento de los límites de velocidad. Recuérdale a tu adolescente que obedezca el límite de velocidad y ajuste su velocidad de acuerdo con la carretera y las condiciones climáticas. El exceso de velocidad es un factor común en muchos choques de adolescentes, ya que reduce el tiempo y la distancia disponibles para evitar o mitigar un choque.
  • Prohibición de alcohol y drogas. Advierte a tu adolescente sobre los peligros y las consecuencias de conducir bajo la influencia del alcohol o las drogas. Explícale que es ilegal que cualquier persona menor de 21 años beba alcohol o use drogas recreativas en cualquier cantidad. Además, aconséjale que evite conducir con alguien que esté bajo los efectos del alcohol o las drogas.
  • Al implementar un sistema GDL para tu conductor adolescente, puedes limitar su exposición a situaciones de conducción de alto riesgo y ayudarlo a desarrollar hábitos de conducción seguros con el tiempo.

Consejo #4: Sé un buen modelo a seguir

Tal vez este sea uno de los consejos de seguridad al conducir para adolescentes más importantes. En definitiva, uno de los factores más influyentes en la configuración del comportamiento de conducción de tu hijo adolescente eres tú como padre. Ciertamente, tu adolescente te admira como un modelo a seguir y aprende de tus acciones y actitudes detrás del volante. Por lo tanto, es fundamental que le des un buen ejemplo a tu adolescente al seguir las mismas reglas y expectativas que quieres que siga.

Según un estudio realizado por la Fundación AAA para la Seguridad Vial, los padres que se involucran en conductas de manejo riesgosas, como acelerar, enviar mensajes de texto o pasarse las luces en rojo, tienen más probabilidades de tener hijos adolescentes que hagan lo mismo. Por otro lado, los padres que practican comportamientos de conducción seguros, como usar cinturones de seguridad, obedecer las leyes de tránsito y evitar las distracciones, tienen más probabilidades de tener adolescentes que los imiten.

Por lo tanto, debes tener en cuenta cómo conducir cuando tu hijo adolescente está en el automóvil contigo. También debes ser coherente y honesto acerca de tus propios errores de manejo y cómo los corriges. Al hacerlo, puedes mostrarle a tu adolescente que valoras la seguridad y la responsabilidad en el camino.

Palabras Finales

Conducir es un privilegio y una responsabilidad que requiere habilidad, conocimiento y madurez. Como padre, puedes ayudar a tu hijo a convertirse en un conductor seguro y responsable siguiendo estos consejos de seguridad al conducir para adolescentes:

  • Inscribe a tu adolescente en un programa de educación vial de calidad que le enseñe los conceptos básicos de manejo.
  • Supervisa la práctica de manejo de tu adolescente durante al menos 50 horas antes de que obtenga su licencia.
  • Implementa un sistema de licencias de conducir graduado que limite las situaciones de manejo de alto riesgo para tu adolescente.
  • Sé un buen modelo a seguir para tu adolescente practicando tú mismo, comportamientos de conducción seguros.

Al seguir estos consejos, puedes reducir el riesgo de accidentes de tu hijo adolescente y protegerlo de cualquier daño. También, puedes fomentar una relación positiva y de apoyo con tu adolescente mientras aprende a conducir.

 

Todas nuestras publicaciones son referenciales.

Nuestras pólizas y sus coberturas son individuales y personalizadas a cada situación específica.

En Veneville Insurance, nos complacerá ofrecerte múltiples opciones de seguro.

¡Contáctanos!

Deja una respuesta